Las sentencias del Tribunal Constitucional tienen valor de cosa juzgada: