Contra las sentencias del Tribunal Constitucional, según la Ley Orgánica 2/1979: