Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, el Rey propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno: