La jubilación forzosa se declarará de oficio al cumplir el funcionario sesenta y cinco años: