El derecho al reconocimiento de prestaciones, según Real Decreto 375/2003, prescribe: