Según el principio de responsabilidad, establece la Ley 2/2012 que: