Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica: