Según lo dispuesto en la CE, en relación a la arbitrariedad de los poderes públicos, se garantiza: