La Constitución española reconoce y garantiza: