El artículo 35 de la CE, en relación al derecho al trabajo, afirma que, en ningún caso, podrá hacerse discriminación por razón de: