Según la Constitución española, los poderes del Estado emanan: