Los valores superiores del ordenamiento jurídico son: