En relación a las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la Constitución española garantiza: