Los principios que consagra el artículo 2 CE son: