Los empleados públicos ajustarán su actuación con la Administración en la que presten sus servicios y con sus superiores, compañeros, subordinados y con los ciudadanos a los principios de: