Se consideran faltas graves, según Real Decreto 33/1986: