Aquella clasificación de los estados de gastos de los presupuestos que permite a los centros gestores agrupar sus créditos y establecer de acuerdo con el Ministerio de Hacienda los objetivos a conseguir como resultado de su gestión presupuestaria se denomina: