Uno de los siguientes principios en los que se inspira la ley para regular el régimen jurídico de los bienes de dominio público y de los comunales no es correcto: