Toda la riqueza del país, en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés: