Para ser titular de los derechos comprendidos en la Ley 39/2006, de Dependencia, no es requisito necesario: