Para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a una remuneración equitativa, según la Carta Social Europea, las Partes Contratantes se comprometen: