Cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria al menos una vez al día o tiene necesidad de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal, estamos ante una situación de dependencia según lo establecido en la Ley 39/2006: