Ordenar al responsable o encargado del tratamiento que atiendan las solicitudes de ejercicio de los derechos del interesado en virtud del Reglamento 2016/679 es un poder del que dispone cada autoridad de control, de tipo: