Los grados de dependencia, a efectos de su valoración, se determinarán, según lo establecido en la Ley 39/2006, mediante la aplicación del baremo que se acuerde: