El criterio que se sigue para atribuir los escaños de las Cortes a cada Provincia, una vez garantizado un mínimo inicial, es el de: