El Rey sancionará las leyes aprobadas por las Cortes Generales, tras lo cual las promulgará y ordenará su inmediata publicación, en el plazo de: