Ateniéndonos al artículo 86.2 de la Constitución de 1978, los Decretos-leyes deberán ser inmediatamente sometidos a debate y votación de totalidad ante: