De acuerdo con el artículo 57 de la CE, el Príncipe heredero, desde su nacimiento tendrá la dignidad de: