Se confiere fuerza obligatoria a las Leyes por parte del Rey: