Exime de responsabilidad a la Administración el hecho de causar un daño a un particular: