La legitimación para acudir al Tribunal Constitucional se regula en el artículo del Título Noveno número: