Las competencias exclusivas del Estado se recogen en la Constitución en su artículo: