Con respecto al control de la actividad de los órganos de las Comunidades Autónomas, el artículo 153 de la Constitución establece que la jurisdicción contencioso-administrativa controlará: