Mediante una ley orgánica, las Cortes Generales pueden, por motivos de interés nacional: