Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación: