Las empresas, además del deber general de respetar el principio de igualdad en el ámbito laboral: