Toda persona que viva en España está obligada a: