El Presidente puede delegar el ejercicio de sus atribuciones, salvo la de: